viernes, mayo 25, 2007

Marinera; limeña y coqueta



Con orígenes que se remontan a la colonia, probablemente derivada del fandango y la zamacueca; a diferencia de las versiones norteña y puneña que se desarrollaron en espacios más abiertos y permiten evoluciones más elaboradas; la marinera limeña, cultivada como baile de salón, dice con el gesto, la sonrisa y la mirada lo que calla con su discreta coreografía, al punto de resumirse en una sola frase:

"Si la coquetería de mujer fuese canción, sería marinera limeña"
No basta un compás bien llevado, un movimiento bien ejecutado o un ritmo sincronizado, el arte en realidad lo ejecuta la mujer, en su rostro de limeña pícara, que con miradas y sonrisas devora y enamora a su pareja y a su público. Una sola pieza de baile congrega varios tiempos bien marcados, que cual capítulos de una novela van narrando con el paso apropiado, una historia de coqueteo y romance con feliz desenlace.

Si bien ha perdido terreno últimamente ante otros géneros con mayor despliegue de color y movimiento, la marinera limeña aún es motivo de culto por parte de algunas academias de baile, que con un elenco que comprende alumnos de todas las edades; mantienen vivo el espíritu de este patrimonio inmaterial a través de periódicas exhibiciones y concursos.







.












Texto y Fotos: © Carlos García Granthon
Todos los derechos reservados

No hay comentarios.: