sábado, diciembre 15, 2007

Panteón de los Próceres




En el centro de la ciudad y frente a lo que hoy es el Parque Universitario; el Panteón de los Próceres, fue construido por iniciativa del presidente Augusto B. Leguía en los sótanos de la antigua capilla Jesuita de San Antonio Abad, e inaugurado el 10 de Diciembre de 1924 con el fin de albergar los restos mortales de los hombres que con su iniciativa y heroísmo hicieron posible la independencia del Perú.


Conserva inalterado el primer nivel y nave principal de la capilla original, para ser usado como tal en las ceremonias de homenaje a la memoria de los restos mortales de los hombres que alberga.

Son los sótanos, probablemente antiguas catacumbas y eventualmente carceles secretas del Tribunal del Santo Oficio (vease nota al pie), que han sido acondicionados como fastuosas cámaras mortuorias, recubiertas de mármol y azulejos, con una distribución y estilo muy similar a la Cripta de los Héroes.

En lugar preponderante y bajo un tragaluz oval, el catafalco que contiene los restos del presidente y prócer, Mariscal Ramón Castilla. Alrededor, pesadas puertas de cámaras mortuorias selladas, conteniendo los cuerpos de otros preclaros nombres de nuestra historia.

















Texto y fotos: Carlos García Granthon
Todos los derechos reservados



Ademas de los restos mortales de los proceres, reposan aun en la capilla algunos de sus antiguos moradores. Vease Tambien; El extraño caso de Teodoro Candioti


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Magnifico , siempre seran recordados.

Anónimo dijo...

Los felicito por la magnífica información. Recomiendo que amplíe su nota poniendo el nombre de los próceres cuyas cenizas se encuentran en la capilla. Entre ellos está mi tatarabuelo, don Francisco Javier Mariátegui.
Gonzalo Mariátegui
gonzalomariategui2000@gmail.com