miércoles, febrero 20, 2008

Pisco; espíritu de uva


Peruano de indiscutible origen, Pisqueño de gentilicio; destilado que nace de la uva, hija de la vid preñada por la energía del dorado y sureño sol. Fruto sacrificado en pagana vendimia donde entrega su sangre que reposa en fermento; Mosto de aromas y sabor, desde el que deja la materia para elevarse en espíritu por el fuego purificador del alambique que lo libera, que lo eleva y lo retrotrae nuevamente al mundo convertido en señorial Pisco puro.

Alguna vez reposo en tinajas de barro cubiertas de miel, entonces rustico como la tierra y los hombres que vieron su creación; compañero fiel, con 45° de agresiva excitación y un cordón y una rosa como carta de presentación.

Hoy se presenta mas cortés y refinado, conquista los sentidos con el halago; y doblega al corazón sin turbar la razón. Ha salido al mundo a reclamar su lugar, por derecho y por linaje y a demostrar que el Peru es su patria y su hogar.


Texto y fotos: © Carlos García Granthon
Todos los derechos reservados

No hay comentarios.: