martes, agosto 04, 2009

Pueblo Viejo

Perfectamente conservada, oculta en las cumbres de las lomas costeras de la periferie limeña y envuelta en las brumas invernales, cual manto protector enviado por los ancestrales dioses de Pachacamac.

Estas antiguas ruinas de origen Inka, renacen con la flora y fauna estacional de las garúas de Junio, solo por unas semanas; para mostrar, a quien se atreva a explorar estos parajes, su antiguo esplendor; y luego, en Septiembre, con la reaparición del ardiente sol, volverse a mimetizar con la sequedad del paisaje, y desaparecer en su árido sueño el resto del año.

Esta pequeña ciudadela de laberínticos e intrincados pasajes, moradas, recintos y escaleras, que curiosamente contienen también cámaras funerarias, en una peculiar amalgama entre tambo y necrópolis, al parecer, reunía cada noche en armonía ancestros y descendientes, al calor del hogar, en una especie de comunión entre ambos mundos.


























Texto y fotos: © Carlos García Granthon
Todos los derechos reservados

3 comentarios:

Jorge Enrique dijo...

Excelentes fotos Carlos

Espi dijo...

Ayer estuve ahi, realmente impresionante... quise sacar fotos pero habia bastante neblina y poca visibilidad, lo que de verdad le da un toque mistico como si fuera una pequeña ciudad oculta.

Muy bonitas tus fotos.

Saludos,

Christian Rios dijo...

Dime como puedo llegar... la rutaaa!!