miércoles, febrero 04, 2015

Cementerio de La Almudena



Cementerio de la Almudena, Cuzco

El Camposanto lleva el nombre de la parroquia contigua, dedicada a la Almudena de Madrid y que data de 1683. El cementerio fue comenzado a construir en 1845, en lo que fueran los terrenos del convento de los padres agustinos, convento del que aún conserva la fachada. El cementerio de La Almudena es, en pocas palabras, el arca que conserva las reliquias de la rica historia republicana de la ciudad del Cuzco. Entre otros muchos notables, allí se encuentran sepultados los restos mortales de Martin Chambi, fallecido en 1973, uno de los más emblemáticos fotógrafos peruanos y notable indigenista. 


Pero más allá del patrimonio histórico, y monumental del camposanto, hay un  aspecto socio-cultural que destaca; El sincretismo religioso, en el que de manera espontánea se han mezclado los ritos sepulcrales católicos y los andinos. La mayoría de las lapidas de los nichos, cuentan con una pequeña y bien ornamentada antecámara, casi siempre enmarcada en bronce, donde los deudos proveen, dejan, y mantienen, pequeñas ofrendas que representan los bienes materiales, gustos, y afectos del difunto, para que los tenga a mano en el muy católico y elevado cielo, o en el mas afín y arraigado Uku Pacha de la cultura ancestral andina. Pequeñas botellas de licor, refrescos, maquetas de automóviles, instrumentos musicales y juguetes, llenan estas vitrinas con objetos de “primera necesidad” al alcance de la mano del finado, que descansa a pocos centímetros del otro lado de la lápida. 
Texto y Fotos: © Carlos García Granthon









No hay comentarios.: