miércoles, febrero 04, 2015

Machu Picchu, sombras de un imperio



Una de las siete maravillas del mundo moderno y, aparentemente, centro ceremonial y bastión de la panaca del inca Pachacutec; la ciudadela de Machu Picchu bien podría haber sido el germen del feudalismo en la estructura política del Tahuantinsuyo. 
Mucho se ha escrito sobre su origen y función, y si bien se ha establecido que fue edificada a mediados del siglo XV, poco antes de la llegada de los españoles y consecuente conquista y caída del imperio de los Incas; lo cierto es que a primera vista, da al visitante la impresión de haber sido construida en tres tiempos distintos. Primero, una base monolítica, colosal, casi sobrehumana, en la que inmensos bloques de roca, parte de la propia montaña, han sido labrados con la destreza y facilidad que pareciera provenir de las gigantescas manos de un colosal artista que las moldea con la misma facilidad que lo haría con  figuras en barro. Luego, y generalmente sobre la primera, hay construcciones de bloques geométricos, relativamente más pequeños, de piedra finamente labrada, muy común en los templos Inca y no menos asombrosa. Finalmente, sobre y alrededor de todo lo anterior; un sinnúmero de edificaciones funcionales construidas de piedra más burda y unida con mortero, “Pircas” como se les conoce en el mundo andino. 
Machu Picchu significa, en quechua; “Montaña Vieja, Montaña Antigua”, nombre que bien podría dar paso a especular que fue edificada, por el imperio Incaico, sobre los restos de una civilización  más antigua. 
Machu Picchu; sombras de un imperio, sombras de un Misterio


Texto y Fotos: © Carlos García Granthon








No hay comentarios.: