domingo, marzo 15, 2015

Cementerio de Disidentes de Valparaiso, Chile



Valparaíso; puerto cosmopolita que no hace distingos de fe entre viajantes y residentes, que el mar y el destino tienen a bien varar en sus costas; cuenta, entre lo mejor de su patrimonio histórico cultural, con el Cementerio de Disidentes; lugar de sepulcro para todo aquel que no profesaba la fe de Roma, y por ello, en su momento, tuvo vetado el derecho a sepulcro en terreno consagrado.  

El cementerio, perfectamente conservado y administrado por Juan José Caro,  bombero voluntario, quien lo tiene a su cargo desde hace más de 36 años, es en sí, además de un museo abierto de escultura de la mejor factura, un archivo de la historia marítima y universal de este y otros  cuadrantes del globo terráqueo.  Ubicado en la cima del Cerro Panteón; a él se ingresa por la planta baja de una edificación que en nada nos recuerda a un cementerio tradicional. Con estucados y ornamentos de yeso que incluyen esculturas de solemnes búhos apostados en las esquinas; éste bien podría ser, a primera impresión, el hall de un  exclusivo teatro, al cual venimos a representar nuestro último acto público en la gran comedia de la vida.


Como ejemplo de lo heterogéneo de su elenco; valga mencionar que aquí reposan los restos de Henrry Osbond Burdon, un veterano de Waterloo. También los de  58 oficiales y marineros de la fragata americana Essex, que perecieron en estas aguas, en combate contra las fragatas inglesas Phoebe y Cherub en 1814. Hay un cenotafio a los hermanos William George y Leslie Paton, oficiales de un regimiento escoses, muertos en acción, en Francia, durante la primera guerra mundial, entre muchos otros interesantísimos casos más… que como epílogo y resumen llevan el epitafio de William Lean, muerto a los 26 años de edad, el 13 de Julio de 1859, y en cuya lápida de hierro se lee:


Come, view this tomb
As you pass by
As you are now so
Once was I
As I am now so you must be
Therefore prepare
To follow me.





















 Texto y Fotos:
© Carlos García Granthon
Todos los derechos reservados

No hay comentarios.: